Cómo hacer que la impresión de formato ancho sea más rentable

Cómo hacer que la impresión de formato ancho sea más rentable

Por Canon Mexicana

Por DRUPA Blog

Recopilamos cuatro consejos para eliminar las causas innecesarias de los altos costos de la impresión de formato ancho. A pesar de una información detallada de tus empleados, considerar el modo de borrador para impresiones de uso interno es solo una forma de reducir costos.

Cuando tratamos con impresoras de formato ancho, el cielo es el límite: Siempre hay espacio para mejorar, pero esto también incluye aumentar los costos. Si estás interesado en la impresión en formato ancho o ya utilizas esta técnica en tu empresa, existen diferentes posibilidades para reducir los altos costos. A continuación, leerás tres ejemplos para hacer que la impresión en formato ancho sea menos costosa, pero hay muchos otros pequeños aspectos que, si se modifican, pueden tener un gran impacto en los costos de producción.

Consejo n° 1: optar por cartuchos grandes de tinta o descartar los cartuchos

Es un fenómeno común que las cantidades altas cuestan proporcionalmente menos que las cantidades bajas de casi cualquier cosa. Este es el caso de las tarifas de entrada a los parques temáticos o los volantes impresos. Como era de esperar, cuando se trata de cartuchos de tinta, los grandes pueden ser más costosos en precio, pero duran más que los cartuchos más pequeños, y el precio por mililitro suele ser más barato.

Existen impresoras de formato ancho que no requieren cartuchos en absoluto, pero que pueden rellenarse con tinta. Aquí, el precio por mililitro es aún más rentable. Esto se debe contemplar cuando se compra una nueva impresora para reducir costos a largo plazo.

Consejo n° 2: Combatir el desperdicio de papel con vistas previas

¿Alguna vez imprimiste algo grande y colorido para un cliente importante y hasta después te diste cuenta de que algo salió mal con el formato? Esto significa que toda la impresión va directamente a la papelera y no solo se desperdicia tinta, sino también mucho papel. Las vistas previas de impresión pueden evitar esas situaciones, ya que se puede observar cómo se verá el proyecto en papel antes de presionar el botón de impresión.

También se pueden reducir costos y desperdicios si los empleados monitorean la orden de impresión. Si algo sale mal y el papel está torcido, aún tienen tiempo para detener el proceso de impresión y reducir el papel y la tinta que se desperdician.

Consejo n° 3: Optar por una impresora más rápida

La impresión rápida significa que existe más capacidad para otros proyectos y se acelera todo el flujo de trabajo. Cuanto más se utiliza una impresora, menos cuesta por artículo impreso y se paga a sí misma mucho más rápido que las impresoras comunes de formato ancho. Incluso podría valer la pena invertir en cambiar de dos o tres impresoras más lentas a un dispositivo rápido para eliminar, por ejemplo, el mantenimiento y los costos, energía para una mayor cantidad de dispositivos.

Consejo n° 4: El modo de borrador existe por una razón ¡úsalo!

Si deseas imprimir tu trabajo en curso para usos internos, generalmente no necesitas configuraciones de alta resolución o de calidad fotográfica. Para eso existe el modo borrador. Algunas impresoras pueden incluso configurarse para imprimir en modo borrador automáticamente, de modo que los empleados tienen que seleccionar activamente el modo de alta resolución para las impresiones finales. Esto puede reducir los costos entre un 20 y un 40 por ciento.

Por supuesto, también es esencial una descripción detallada a tus empleados para hacerles comprender el impacto que su comportamiento de impresión puede tener en el presupuesto y también en el medio ambiente.

¿Cuál de los consejos anteriores te parece más útil? ¿Tienes otras formas de reducir los costos de la impresión en formato ancho?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *