Innovar con Creatividad en Tiempos de Crisis.

Innovar con Creatividad en Tiempos de Crisis.

Por Canon Mexicana

Pedro Monterrubio Sobrino

Gerente de Comunicación Corporativa de Canon Mexicana

Hoy en día, el mundo se encuentra viviendo una serie de eventos que, sin duda, van a modificar la forma en que solíamos ver las cosas.  El efecto de la pandemia de COVID-19 está transformando la vida tanto de personas como de las empresas, dando paso al desarrollo del ingenio y la creatividad humana que harán que se generen diversas innovaciones para poder sobrellevar y superar esta enfermedad global.

Es indispensable que hoy en día se cuente con una estrategia de respaldo contenida en una cultura de innovación empresarial, que permita identificar nuevas oportunidades y anticiparse al cambio para mantener no sólo la rentabilidad de una empresa, sino la estabilidad productiva de la misma.

¿Pero qué es la innovación?

La innovación, según el Diccionario de la Real Academia Española, es la creación o modificación de un producto; en este sentido, innovar representa un cambio que incluye novedades, aunque no sólo en los productos, sino también en los servicios o procesos.

La innovación puede considerarse también como la búsqueda de nuevos conocimientos, soluciones o vías de cambio a través de la investigación, con el objetivo de renovar y mejorar.

En términos empresariales, la innovación no se refiere a la implementación de nuevas tecnologías como tal, sino a la inclusión de un cambio que permita generar un valor agregado que impacte directamente al consumidor y/o a la competencia.

Ahora bien, desarrollar una cultura de innovación dentro de una organización no es nada sencillo y hay que tener paciencia para llevarla paso a paso.

En un ambiente cada vez más competitivo, las empresas se encuentran ante un gran reto para continuar siendo sostenibles: adaptarse a los vertiginosos avances y necesidades en tecnología; el reducido tiempo útil de cada artículo y a las cada vez más cambiantes necesidades de los consumidores, tal es el caso de las industrias de las artes gráficas y de impresión.

Entonces, añadir valor a una empresa es posible siempre que pongamos a trabajar la creatividad y nuestra tecnología para generar un proceso de innovación que nos permita superar los desafíos que representa sobresalir en medio de una crisis como la que vivimos actualmente a causa de la pandemia de COVID-19.  

Un ejemplo es la capacidad y alcance tecnológico que se ha hecho presente en iniciativas, productos y tendencias alrededor del mundo para enfrentar la pandemia COVID-19 y sus impactos, tales como:

  • Digitalización.
  • Inteligencia artificial
  • Uso intensivo de redes sociales para intercambio de información.
  • Trabajo a distancia
  • Trámites digitales
  • Medicina a distancia
  • Robots y drones que limpian y desinfectan  
  • Cambio en las formas de trabajo en impresión
  • Uso de nuevos mecanismos de distanciamiento social

El desarrollo de estas soluciones tecnológicas no ha estado centralizado en un solo país o región, pues éstas han sido creadas por empresas grandes, pero también por emprendedores, centros de estudio o universidades. Estas respuestas son un ejemplo de habilidades innovadoras en la población, facilitando el trabajo colaborativo, multisectorial y multidisciplinario capaces de responder en periodos de crisis.  

Adoptar una cultura innovadora dentro de una empresa implica asumir los desafíos, centrando sus esfuerzos en el fin más que en los medios, abriéndose a escuchar propuestas diversas en un sistema donde todas las áreas tienen la posibilidad de participar en el proceso de innovación.

Dentro del segmento de las artes gráficas, podría pensarse que ser creativo e innovador es cuestión de talento, esta habilidad puede lograrse a partir de la observación y haciendo un uso inteligente de la información que encontramos a nuestro alrededor.   Muchas veces la intuición juega un papel importante en la generación de nuevas soluciones.   

Una vez que el tema forma parte de la estrategia en todos los niveles, se debe crear un ambiente de innovación que además de propiciar la generación de ideas, también ofrezca espacios para implementarlas.

La buena noticia es que, pese a las dificultades, no es imposible conseguirla.  Muchas empresas e imprentas han logrado implementar una cultura de innovación con éxito por años y, con ello, responder oportunamente a las necesidades del consumidor para mantenerse vigentes y fortalecer su posicionamiento en un mercado mexicano cada vez más exigente.

En general, la innovación en nuestro país está tomando un rol cada vez más importante y ha logrado abrir una nueva carrera en el mundo de los negocios para ver quién se adapta primero y mejor además de realizar mejoraras en su posicionamiento dentro de lo digital para así ofrecer siempre la mejor calidad y servicio a los consumidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *