Los niños nos salvarán

Los niños nos salvarán

Por Canon Mexicana

El mercado infantil como presente y futuro del sector gráfico.

Por: Guillermo Arroyo

Dir. Gral. de Papiro Media

www.papiromedia.com

Al realizar una visita al supermercado con menores de edad, nos podemos dar cuenta de la enorme relevancia que ha tomado el segmento infantil para las marcas. Hoy en día, los niños tienen poder de influencia (y decisión) en las compras que realizan sus padres.

Y lo dice el papá de una niña de 6 años, en etapa prescolar. Si bien su ingreso a centros comerciales y tiendas de conveniencia se vio reducida por las restricciones de la pandemia, lo cierto es que aún así, tiene preferencias y gustos que impactan en mis compras.

Para los niños, los mecanismos de compras por internet son muy naturales. Saben que desde un dispositivo electrónico pueden ingresar a un portafolio de millones de productos, y al cabo de un tiempo corto, pueden recibir ese producto en casa. Lo “online” es natural para nuestros nativos digitales.

Adoran los empaques

Con la reforma a la Ley General de Salud en materia de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas, los sellos de advertencia de azúcares, grasas y sodio, han aparecido en lugar de personajes infantiles animados. Se fueron el “Tigre”, el “Osito” y muchos otros, que durante años aparecieron en los empaques. Eso ha representado un reto para las marcas, que más allá de sumarse a este ejercicio, en teoría por una vida más saludable, buscarán nuevas alternativas para seguir en comunicación estrecha con el mercado infantil.

Es aquí  donde están apareciendo entonces más empaques con realidad aumentada, con nuevas dinámicas para promover la reutilización de los mismos (cajas de cartón que se dibujan, que se recortan, que se coleccionan, que incluyen dinámicas en redes sociales, etc.). Si alguien sabe de dar valor extra a un objeto son los niños; ahí la importancia de ofrecerles un empaque más sustentable, llamativo y dinámico.

Impulsores de la lectura

De 2008 a 2018, la literatura infantil y juvenil aumentó en venta a 15.9 millones de ejemplares. Según el más reciente informe de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, CANIEM, en 2019, los libros más vendidos fueron los infantiles y juveniles con 20.3 millones, lo que genera mil 242 millones de pesos.

A eso hay que sumar los libros de texto gratuitos de secundaria con 29 millones de ejemplares y los de educación básica que suman 18.9 millones. En ello la importancia de los niños para el sector editorial mexicano. La digitalización y obviamente, la actual pandemia, han mermado la compra del libro impreso. Los retos son: recuperar el mercado perdido en 2020, impulsar aún más la lectura en los niños, sacar provecho de las ventajas de la personalización, y combinar el libro impreso con las tecnologías digitales para ofrecer contenidos más interesantes y dinámicos para los infantes.

Los niños de hoy, serán los clientes del mañana

Según estudios de varias consultoras de mercado, en México, los hogares que cuentan con niños menores de 12 años gastan desde un 8% más que el resto. Los niños que hoy consumen a través de sus padres, serán los consumidores que mañana,  con sus propios ingresos, adquirirán bienes.

De acuerdo con los resultados del Censo de Población y Vivienda 2020, del INEGI, la población de 0 a 17 años representa el 30.4% del total en el país, es decir, más de 38 millones de personas. Otros datos interesantes arrojados por el Censo son que entre 2010 y 2020, la disponibilidad de teléfonos celulares en las viviendas creció de 65.1 a 87.5%, internet de 21.3 a 52.1%, las computadoras o laptops de 29.4 a 37.6% y las líneas telefónicas fijas descendieron de 43.2 a 37.5 por ciento.

Los niños de hoy están conectados, informados y son exigentes. Los impresores, ayudados por las tecnologías actuales y las herramientas del marketing, deberán adaptarse al lenguaje de los niños, que incluye juego, humor e imaginación. Si queremos tener amantes de la impresión en el futuro, es momento de enamorar a éstos pequeños grandes consumidores.

 ‘Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo

José Martí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *