Responsabilidad social ¿Moda o realidad en México?

Responsabilidad social ¿Moda o realidad en México?

Por Canon Mexicana

Por: Guillermo Arroyo

Director de Papiro Media

www.papiromedia.com

Según el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, la Responsabilidad Social es una forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

La RS es un concepto transversal que afecta a distintos ámbitos de gestión de la empresa, por lo que las actividades desarrolladas en el marco de ella han de estar: vinculadas a la actividad básica de la empresa, tener una vocación de permanencia, e implicar un compromiso de la alta dirección. La responsabilidad social abarca grandes áreas temáticas entre las que se encuentran los derechos humanos, prácticas de trabajo y empleo, protección de la salud, cuestiones medioambientales, lucha contra el fraude y la corrupción, así como intereses de los consumidores.

En este sentido, la responsabilidad social no es entonces una campaña de mercadotecnia o una buena estrategia de relaciones públicas, sino un compromiso con el entorno de la empresa y una correcta forma de vivir y trabajar.

Por ello, las actividades en este sentido deben formar parte de un plan de acción a corto, mediano y largo plazo, medible, concreto y cuantificable. Deben ser estrategias definidas que resuelvan problemáticas especificas y que contribuyan al desarrollo de la comunidad. La responsabilidad social implica, entonces, poner en práctica los valores de la empresa.

Empresa Socialmente Responsable

El Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), es una asociación civil fundada en diciembre de 1988. Es la encargada de otorgar el Distintivo Empresa Socialmente Responsable a las empresas y organizaciones comprometidas con la Responsabilidad Social Empresarial. Esta distinción se otorga desde el 2001, y para este 2019, entregó dicho distintivo a 913 empresas.

Para ser una Empresa Socialmente Responsable y obtener el Distintivo ESR, las empresas “deben sustentar con documentos que cuentan con un alto índice de responsabilidad social, entre ellos; generar un ambiente de trabajo seguro, favorable e incluyente; tener una gestión ética; atender las expectativas de sus grupos de interés y asumir su responsabilidad en las comunidades donde opera; proteger el medio ambiente, entre otros”. (1)

El distintivo ESR es un identificador gráfico, creado por el Cemefi, para fortalecer en el país la cultura de la responsabilidad social empresarial a través del establecimiento y difusión de estándares de actuación empresarial, y para reconocer a empresas que han asumido esta cultura y la desarrollan a través de sus políticas y prácticas de actuación cotidiana.

Panorama en México

El mes pasado, ResponSable, agencia de consultoría en RS y Sustentabilidad, lanzó el 2do estudio “Panorama de la Responsabilidad Social en México 2019” (2) con el propósito de tener una visión actualizada sobre el estado en el que se encuentra la Responsabilidad Social en el país. Entre los datos más importantes que se presentaron se encuentra que el 78% de las empresas en México afirma que cuentan con un presupuesto destinado para gestionar la Responsabilidad Social, mientras que en el caso de las PyMEs es el 31.3%.

“Responsabilidad Social no es tener un logotipo para presumir. Se trata de generar una cultura para entender cuál es tu rol social dentro de tu comunidad”.

El Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ) es el organismo empresarial cúpula en el estado. Es una institución que reúne a 18 cámaras industriales y a algunos sectores transversales como parques industriales, colegios de ingenieros, contadores y abogados. Su coordinador es Rubén Masayi González Uyeda, un reconocido empresario de los sectores alimenticio y de artes gráficas.

Hace algunos años, el CCIJ impulsó la creación de MIND (México Innovación y Diseño), un espectacular edificio donde se reúnen diversas cámaras industriales y que funciona como un ecosistema de innovación para involucrar al estudiante, al empresario y a instituciones públicas, dando lugar a convenios, alianzas internacionales con centros tecnológicos, presencia en eventos líderes en diseño, innovación y tecnología, así como novedosos proyectos que se forman a partir de diferentes perspectivas de los involucrados. Al respecto, González Uyeda mencionó: “Como parte de nuestra responsabilidad social entendemos que debe haber un bien común en temas de diseño, mejora de productos, innovación, capacitación, etcétera, Esto tiene una repercusión social porque ayuda a generar mejores productos para los usuarios. MIND se ha vuelto importante para vincular a los empresarios con la academia, y así formar a los estudiantes para las demandas del futuro”.

Junto a FEJAL (Fundación Social del Empresariado de Jalisco), el CCIJ está implementando programas de desarrollo, capacitación y mejora de relaciones humanas en las empresas. Al día de hoy, se han impactado a más de 13 mil trabajadores en 68 compañías. “A través de metodologías y dinámicas con expertos se desarrollan programas de mejora en la productividad, relaciones humanas y hasta combate a todo tipo de adicciones. No se trata de que si algún colaborador en la empresa tiene problemas de adicciones, simplemente lo despidas y ya. Se trata de combatir el problema de fondo, y generar mejores condiciones de vida para todos. Todo esto impacta positivamente en la sociedad”.

Respecto a cómo implementar programas de Responsabilidad Social en las empresas, González Uyeda explicó: “Responsabilidad Social no es tener un logotipo para presumir. Se trata de generar una cultura para entender cuál es tu rol social dentro de tu comunidad, de tus colaboradores y tus proveedores. Se trata de ser respetuoso en el vecindario donde está la empresa; apoyar en desarrollos a la comunidad en mantenimiento de espacios, parques, mejorar de la infraestructura cercana a nuestras empresas”.

La Responsabilidad Social Empresarial, se debe implementar en compañías de todos los tamaños, agregó, pues no se trata sólo de inversiones millonarias, sino de actividades que generen alto impacto. “En nuestro caso particular, desde Lechera Guadalajara o Sello Rojo, hemos desarrollado campañas para apoyo a hospitales, en temas de combate al cáncer, o rehabilitación de espacios públicos. Pero, por ejemplo, invertir en el mantenimiento del camellón de nuestra avenida, en el parque cercano, en mejorar la calle donde nos ubicamos, son también acciones de alto impacto, que repercuten positivamente en muchas de las personas de nuestro entorno. Son actividades que pudieran parecer pequeñas, pero que generan muchos beneficios en la sociedad. Las acciones de Responsabilidad Social nos dan un mejor ambiente de trabajo, de negocio y de desarrollo”.

Por último, el coordinador del CCIJ menciona que además de apoyar a las comunidades en eventos catastróficos o desastres naturales, el organismo desarrollará en breve una campaña de educación vial para generar conciencia entre los automovilistas. “Las labores de Responsabilidad Social deben ser permanentes y constantes. Cuando los proyectos no se hacen con metodología, se convierten en un desorden, y lo mismo sucede con las labores sociales. Hoy en día, los sistemas de producción de las empresas asiáticas son ejemplo en el mundo, pues se enfocan en que el producto debe ser el reflejo de la necesidad del consumidor, entonces debemos enfocarnos en resolver necesidades de nuestra comunidad”.

Canon y su filosofía Kyosei

“Todas las personas, sin distinción de raza, religión o cultura, viviendo y trabajando juntas en armonía en pos del futuro”. (3)  Bajo esta premisa, Canon sienta las bases de su hacer y su estar. La filosofía Kyosei dice que cada uno debe tratar de hacer su mejor esfuerzo, pero a la vez, ser consciente y responsable de sus acciones y las consecuencias que tienen para otras personas, grupos y para todo el planeta. Este concepto sostiene que la manera en que se desarrollan nuevas creaciones es tan importante como las creaciones mismas. Es por ello que Canon pone énfasis en la comunicación, la equidad, el respeto mutuo y la integridad.

Con más de 40 años en México, la empresa de origen japonés ha llevado a cabo una gran cantidad de acciones en pro de la ecología, la sustentabilidad y el desarrollo social. Entre algunos de esos proyectos podemos rescatar, recientemente, el Comedor Comunitario Santa María, en el que acercaron por primera vez el mundo de la imagen y la fotografía a niños de escasos recursos. Uno de los colaboradores de Canon en esta labor nos confesó: “Resulta increíble que algo tan sencillo como una foto, pueda hacer tanta diferencia y me enorgullece mucho ser parte de eso”. (4)

Durante la entrega del Premio Nacional de las Artes Gráficas 2019, conocimos a la Fundación Ojos Que Sienten A.C. la cual ha sido reconocida a nivel internacional por su modelo auto-sustentable e innovador. Su misión es transformar paradigmas sobre la discapacidad visual y hacer de la fotografía una herramienta para que personas con discapacidad visual se expresen, rompiendo todos los paradigmas de una forma diferente, creativa y vivencial. Canon Mexicana ha colaborado con esta fundación a través de préstamo de equipo profesional para proyectos especiales, préstamo indefinido de cámaras digitales PowerShot para clases de fotografía sensorial; limpieza y revisión de equipo de foto y video en comodato; así como el enmarcado de fotografías en eventos de procuración de fondos; impresión digital, entre otros.

Apenas el pasado mes de julio, Canon Mexicana llevó a cabo su Green Day anual, en el que 250 colaboradores de la compañía plantaron 2,800 árboles de la especie Pinus Montezumae en la zona Izta Popo, superando por 200 ejemplares los árboles plantados en el 2018. Esta labor se realiza cada año, en colaboración con la asociación ambiental ProNatura A.C. Sobre esto, Mikio Takagi, presidente de Canon Mexicana, comentó: “Nuestra filosofía corporativa Kyosei, significa ‘Vivir y trabajar juntos por el bien común’ y esto es algo que honramos y demostramos en cada una de las actividades que realizamos. Un año más, logramos la meta establecida, además de poder tener un día productivo sembrando vida”. (5)

Seamos responsables

En resumen, estas actividades y acciones nos muestran un panorama positivo. Cada vez más, las empresas se comprometen con su entorno social. Lo hacen con estrategias definidas, con labores a largo plazo y como parte de su misión empresarial.

¿Falta mucho? Sí, en efecto, pues sin importar su tamaño o ingresos, las empresas pueden (y deben) destinar tiempo, esfuerzos y recursos en actividades sociales. Se trata de aportar pequeños granitos de arena, que, sumados, formen una gran montaña. El resultado de colaborar unos con otros, de sumar esfuerzos, traerá beneficios comunes. Centro Mexicano para la Filantropía. Consultado en: www.cemefi.or

1.        Centro Mexicano para la Filantropía. Consultado en: www.cemefi.org

2.    Responsable. Agencia de Responsabilidad Social. Consultado en: www.responsable.net

3.    Visión de Marca. Canon Mexicana. Consultado en: Consultado en: www.canon.com.mx

4.   Canon Mexicana acerca la fotografía a niños de escasos recursos. Papiro Media.Consultado en: http://www.papiromedia.com/publico/articulo.php?id=1094 (5) Canon Mexicana promueve acciones en pro de la naturaleza. Papiro Media. Consultado en: http://www.papiromedia.com/publico/articulo.php?id=1156

2 comentarios para “Responsabilidad social ¿Moda o realidad en México?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *